Por qué leer todavía

Por qué leer todavía: lectura, cultura, racionalidad es mi primer libro autoeditado en la plataforma de Amazon Kindle Direct Publishing. Por ello seguro que tiene las virtudes pero también los defectos de las primeras veces. En cualquier caso, es una satisfacción personal haberle podido dar forma y traerlo al mundo.

Es un libro breve, formado por una recopilación de artículos sobre el libro, la lectura y la cultura, escritos  en este último par de años. Todos los artículos han sido revisados y en algunos casos su contenido ha sido ampliado de forma notable.

Los escritos tratan aspectos diversos, siempre en el eje lectura – cultura: la posibilidad de prescribir cultura, la noción de buen y gusto, los límites de la crítica cultural, la relación entre genética y cultura,… Destaca en particular el artículo que da nombre a la colección: Por qué leer todavía, o por una nueva defensa de la lectura, en el que ensayo justo lo que título sugiere: una nueva defensa de la lectura en estos tiempos en los que parece que se ha impuesto cierto escepticismo en torno a los beneficios del acto lector.

La tabla de contenidos:

Por qué leer todavía, o por una nueva defensa de la lectura
Prescribir cultura: posible y necesario
Sobre la paradoja de la crítica al buen gusto
¿Deberíamos preocuparnos por una “brecha de lectura profunda”?
¿Leer ficción nos ayuda a aprender sobre el mundo?
¿Lo importante es que la gente lea?
Desacralicemos la cultura, pero no normalicemos la ignorancia
El conocimiento sigue estando en los libros
La falacia lógica del gusto, o ¿qué tienen de malo las historias Disney?
La lectura también es cuestión de genética
La rebelión contra los algoritmos y la vuelta del prescriptor
Leer “los Clásicos”: una pobre guía para la educación contemporánea
Leer mucho, leer bien, leer mejor
Acerca del autor

 

De momento, el libro está disponible en versión ebook. Lo podéis adquirir en Amazon al precio de 3 euros.

Anuncios

¿Por qué la gente odia la política?, de Ernesto Ganuza y Joan Font

No sé si se puede afirmar que la política ha sido alguna vez una actividad querida y respetada, pero si así lo ha sido sin duda que la época actual no parece un ejemplo de ello. La ciudadanía parece muy enfadada con la política y con los políticos, y motivos no faltan especialmente tras la manera en que se ha gestionado (muchos dirían en que no se ha gestionado) la enorme crisis económica de 2008.

Pero, ¿es cierto que a la ciudadanía ya no le interesa la política? ¿En qué se centra el descontento con los políticos y por qué? ¿Cuáles son las alternativas al sistema actual que reciben más apoyos?

Son algunas de las cuestiones que Ernesto Ganuza y Joan Font analizan en su libro ¿Por qué la gente odia la política?

por que la gente odia la politica

Sigue leyendo “¿Por qué la gente odia la política?, de Ernesto Ganuza y Joan Font”

La trampa de la diversidad, de Daniel Bernabé

Vivimos tiempos de reivindicaciones y polémicas protagonizadas por los más diversos colectivos. De hecho, el fenómeno ha adquirido tanta notoriedad que hace tiempo que ha recibido un nombre: política de la identidad.

La idea central del concepto es que los individuos han dejado de identificarse de forma principal con las grandes fuentes de sentido tradicional, como la religión o la clase social, para adscribirse a identidades cada vez más fragmentadas como la sexualidad o el sexo, la raza, las opciones de consumo alimentario,…

Varios analistas han señalado que el fenómeno es un peligro real para los intereses políticos de esas personas. Y es que la izquierda política siempre ha sacado buena parte de su fuerza de la identidad colectiva de la clase trabajadora. Por tanto si los individuos cada vez se identifican menos entre ellos, encerrados en sus identidades fragmentadas, la acción colectiva se torna cada vez más difícil e improbable.

Sin duda, la obra que más polémica ha levantado analizando la política de la identidad es La trampa de la diversidad, de Daniel Bernabé.

la trampa de la diversidad

Sigue leyendo “La trampa de la diversidad, de Daniel Bernabé”

La superioridad moral de la izquierda, de Ignacio Sánchez-Cuenca

Una de las manifestaciones de la política que levanta más pasiones encontradas es la ideología, algo que puede entenderse de diversas maneras pero que a un nivel intuitivo podemos identificar como aquellos valores según los cuales las personas creen que debería conducirse la sociedad.

Las ideologías más notables suelen recibir las etiquetas de “izquierda” y “derecha”. Ambas suelen concentrar el grueso de las discusiones políticas, y protagonizan una especie de combate perpetuo por la hegemonía de sus planteamientos. Pero, ¿se puede decir que una de ellas es mejor en algún sentido absoluto que la otra?

El politólogo Ignacio Sánchez-Cuenca parece tenerlo claro en una obra cuyo título deja bien claro el punto de partida: La superioridad moral de la izquierda.

la superioridad moral de la izquierda

Sigue leyendo “La superioridad moral de la izquierda, de Ignacio Sánchez-Cuenca”

Repensando la infoxicación, y la función informativa de las bibliotecas

diversitat-de-bides-e1516648084607.jpg

Los días 10 y 11 de mayo 2018 tendrán lugar las 15as Jornadas Catalanas de Información y Documentación, organizadas por el Col-legi Oficial de Bibliotecaris-Documentalistes de Catalunya.

Tal y como dice la página web de las Jornadas:

Con el lema “Diversitat de BiDes” queremos poner sobre la mesa todo aquello que compartimos como expertos y a la vez todo aquello que nos hace únicos y diferentes entre nosotros. Tres ejes temáticos marcarán las sesiones de las Jornadas: innovadores, singulares y gestores.

He tenido la suerte de que el Consejo de las Jornadas haya aceptado mi propuesta de ponencia, que podré presentar en el bloque “Experiencias” dentro del eje temático “Gestores”.

Mi trabajo lleva el título Repensando la infoxicación, y la función informativa de las bibliotecas, y aquí os adjunto un resumen descriptivo del mismo:

La infoxicación se ha convertido en un concepto clave en nuestras sociedades. Se insiste en que la gran cantidad de información que se produce gracias a las nuevas tecnologías tendría sobre los usuarios efectos como la incapacidad de decidir qué información es la más adecuada para una consulta, o la ansiedad provocada al no poder digerir tanta información.

Para los profesionales de la información la infoxicación ha representado una oportunidad para posicionar su perfil, defendiendo su papel de expertos en la búsqueda de información como un antídoto frente a sus efectos.

En este trabajo defenderemos que se han exagerado los efectos de la infoxicación, debido a un cierto determinismo tecnológico (la idea de que las tecnologías producen efectos inevitables en la sociedad) y a una imagen anticientífica de cómo funciona la mente humana.

Para ello mostraremos algunos indicios provenientes de la sociología que dan a entender que la infoxicación no depende del volumen de información total, sino de las circunstancias y capacidades personales. También propondremos que nuestra psicología nos proporciona de una manera “natural” los mecanismos para discriminar información y para consumirla de manera selectiva, poniendo como ejemplo de dos tipos de consumo informativo: el consumo de información política y el consumo de información científica.

Por último, argumentaremos que la adecuada comprensión de la infoxicación tiene implicaciones para la función informativa de las bibliotecas: en lugar de sólo ofrecer servicios bajo demanda, las bibliotecas deberían implicarse de una manera más proactiva en la creación y difusión de contenidos.

 

Si todo sigue su curso, pues, en mayo podré desarrollar el contenido en las Jornadas. ¿Nos vemos allí? 😉