¿Estamos sobrevalorando la conversación?

silhouette-1793916_640

Esta entrada es casi un corolario a la última entrada del blog, sobre si WhatsApp acabará representando una nueva iniciativa frustrada por parte de las bibliotecas (entrada que redacté a cuento del artículo de la compañera en BiblogTecarios Sandra Clemente sobre el uso de WhatsApp en las bibliotecas universitarias). Como en aquel caso, también aquí quiero hacer algunas reflexiones breves y un tanto desordenadas.

Quizá “sobrevalorar” no sea el verbo más adecuado: por supuesto que creo que la conversación es necesaria. Lo que sucede es más bien que hemos puesto demasiado fe en en ella. Lo hemos hecho, o lo estamos haciendo, porque es lo que toca: si queremos conseguir centros más cercanos y eficientes es lógico apostar por la conversación con los usuarios. Pero no estaría de más que en algún momento nos planteáramos algunas cuestiones en torno a la conversación. Leer más “¿Estamos sobrevalorando la conversación?”

Bibliotecas, medios sociales y la trampa de la atención

feedback-1825508_640

El pasado 15 de marzo de 2017 se publicaba en Iwetel un ThinEPI de Natalia Arroyo titulado Dos conceptos para dar sentido a nuestra presencia en medios sociales: marketing de atracción y marketing de contenidos.

El título del artículo es suficientemente indicativo de su contenido: dar un repaso a los que para Natalia deben ser los dos conceptos fundamentales sobre los que debería girar toda estrategia de bibliotecas en redes sociales. Es una aportación valiosa si tu interés es la aplicación de las redes al mundo de la biblioteca, o necesitas una puerta de entrada actual al tema.

A mí me ha dado para un par de reflexiones rápidas sobre aspectos que Natalia no trata directamente en su artículo, pero que me parecen interesantes dada la actual coyuntura. Leer más “Bibliotecas, medios sociales y la trampa de la atención”

Sobre Facebook, las noticias y los criterios de la curación de contenidos

facebook-news-featured

Y el escándolo alcanzó a Facebook… otra vez. Pero en este caso no por cuestiones relativas a la privacidad de los datos, sino por sus criterios de selección de las noticias que sirven a los usuarios. En un artículo del 9 de mayo de 2016, la plataforma Gizmodo denunciaba que antiguos trabajadores de Facebook declaraban haber intervenido activamente para suprimir noticias relativas al ala conservadora de la política de EEUU. El caso es grave, dado que Facebook presumía de utilizar algoritmos para determinar qué noticias servir a los usuarios, en base a su popularidad en la red.

La cosa no acabó aquí. El 12 de mayo de 2016 el diario The Guardian publicaba un artículo en el que desvelada un documento con guías explícitas sobre cómo seleccionar las noticias, dirigido a un pequeño grupo editorial que, supuestamente, se encarga de esa tarea.

Leer más “Sobre Facebook, las noticias y los criterios de la curación de contenidos”

Milq: una alternativa para el sensemaking en bibliotecas

Hace pocos días he podido saber que un sistema bibliotecario pionero en Catalunya, el de la ciudad de Hospitalet de Llobregat (Barcelona), ha inaugurado una cuenta en Milq . ¿Que qué es Milq? Pues una red social para curación de contenidos.

biblioteques lH Milq (1)

Sí, otra red social, pero para mi gusto una buena inicativa. Inaugurada en 2014, Milq permite estructurar los contenidos en lo que sus creadores denominan “Beads”: grandes grupos de contenidos temáticos, que pueden ser cerrados o bien admitir las aportaciones de otros usuarios. Un “bead” se puede iniciar con una pregunta, lo que supuestamente puede incitar a la tan buscada conversación en medios sociales. Dos pájaros de un tiro: los “beads” permiten una mayor estructura en la presentación de contenidos que los feeds de otras plataformas, y además fomentan la co-creación al incitar la curiosidad del usuario.

ejemplo bead

La plataforma permite que los contenidos compartidos en los “beads”, que pueden ser de un buen número de formatos diferentes, se puedan describir y comentar (como lo que sucede en Scoop.it). Pero, como decía, la ventaja de Milq es que permite añadir una capa organizativa superior. Dos estrategias que yo valoro muy positivamente, ya que permiten una estrategia doble de sensemaking: organizar los contenidos en grandes canales diferenciados, y no en un único magma; y comentar los contenidos en sí, para explicar qué es lo que son, por qué hemos decidido compartirlos, y cuál es su valor dentro del conjunto.

Las bibliotecas de Hospitalet utilizan su cuenta para recomendar música, películas y series de televisión. La facilidad de uso de este tipo de plataformas, la variedad de tpos contenidos que se pueden compartir y la doble estrategia de sensemaking hace que Milq sea una buena herramienta para difundir el fondo de una biblioteca, al mismo tiempo que se consigue que ese fondo se relacione con otros contenidos de Internet. Una buena estrategia, a considerar como alternativa al formato “blog de recomendaciones”.

Al menos esa es la teoría. Veremos qué tal evoluciona la plataforma con el tiempo…