La reinvención de la… ¿”biblioteca”?

play-video-games

La necesidad de que las bibliotecas cambien, se reinventen y se adapten a nuevos entornos es uno de los temas candentes en la profesión. Y lo lleva siendo desde hace bastante. Hace poco, y gracias a la serendipia que a veces comporta el navegar por la web, di con un artículo de Annoyed Librarian de 2010 que trata sobre este tema. Pero lo hace en el lenguaje cínico y sarcástico que suelen tener sus entradas (lo cual le ha valido más de una crítica).

Lo que me ha parecido interesante del artículo de Annoyed Librarian (AL para abreviar) es que cuestiona hasta qué punto podemos seguir hablando de una “biblioteca” si ésta lleva a cabo según qué cambios. No estoy necesariamente de acuerdo con las ideas de la entrada, pero sin duda que es un material interesante para incitar a la propia reflexión. Leer más “La reinvención de la… ¿”biblioteca”?”

Anuncios

Reintermediación: la buena salud de los intermediarios de la información 

reintermediation

Dos de las primeras entradas que publiqué en este blog fueron Las bibliotecas públicas como nodo de difusión de ideas y En las redes, el intermediario está bien vivo: el caso de la música. En ellas trataba de argumentar que, a pesar de lo que llevamos escuchando hace años, los intermediarios de la información no han desparecido, sino que han reforzado su papel. Ello, a mi juicio, dejaba un cierto espacio para que las bibliotecas pudieran continuar con su labor de intermediarias de la información, a condición de que se modificara la manera en que se ha venido contemplando esa actividad.

El caso es que estos últimos días me he ido encontrando con varios artículos que tratan, de una manera u otra, sobre el retorno de los intermediarios de la información, entendiendo “información” en un sentido amplio. Leer más “Reintermediación: la buena salud de los intermediarios de la información “

Sobre las bibliotecas y los casos de éxito

En la pasada temporada navideña, el diario La Nación publicaba un artículo de llamativo título: Bibliotecas del siglo XXI: de custodiar libros a abrir espacios de encuentro. A pesar de que ya han pasado unos días desde su publicación, me había quedado con las ganas de hacer un breve comentario a cuento de los casos de éxito en el mundo de la gestión de las organizaciones.

Vaya por delante que me parece de lo más interesante poder disponer de manera pública de experiencias de éxito. Siempre son una inspiración, y una manera propicia para la reflexión conjunta. Pero en ocasiones los casos de éxito pueden iniciar una dinámica peligrosa: quererlos aplicar de manera literal a otras situaciones en las que esas experiencias puede que resulten menos propicias. Me explicaré mejor comentando brevemente el artículo de La Nación:

El escrito nos habla de cómo el problema del futuro de la biblioteca lleva a Hannelore Vogt, directora de la Biblioteca Municipal de Colonia (Alemania), a “dictar charlas en distintas ciudades sobre los desafíos que deben enfrentar las bibliotecas públicas en el contexto actual”. Se nos informa de las principales actividades y servicios que ofrece la Biblioteca Municipal de Colonia (BMC), la cual “en 2015 fue distinguida la mejor del año en Alemania”. El artículo tiene reflexiones interesantes, aunque a mi juicio los programas de la BMC son llevados a cabo por un buen número de bibliotecas de nuestro entorno. Pero fijémonos en el entorno de la BMC, es decir, la ciudad de Colonia. La entrada de la Wikipedia nos informa de que Colonia es la cuarta ciudad más grande de Alemania, además de otros datos más que remarcables:

[Colonia] Es un importante centro económico y cultural de importancia internacional y representa uno de los enclaves más importantes del mundo artístico. Es famoso por ser la sede del carnaval más espectacular del país. Además es la sede de muchas asociaciones, empresas mediáticas y numerosas cadenas de televisión, discográficas y editoriales. Su importancia reside en parte en su monumento más emblemático: la catedral, su historia de más de 2000 años, sus números [sic] eventos internacionales, como su cultura y su gastronomía que lo hacen uno de los destinos más visitados de Europa. La Universidad de Colonia (alrededor de 50 000 estudiantes), la Escuela Técnica Superior de Colonia (alrededor de 25 000 estudiantes) y demás escuelas superiores representa la gran importancia educativa y de investigación dentro de la región del Rin-Ruhr.

Sin duda que los profesionales de la BMC deben llevar a cabo un gran trabajo, pero con ese entorno social, económico y cultural creo que no se me puede acusar de ser cínico si digo que lo difícil sería no convertirse en una biblioteca de referencia. 

Repito lo dicho al inicio de la entrada: bienvenidas sean las charlas de Hannelore Vogt y la difusión de otros casos de éxito, porque al final todo suma. Pero con ese entorno tan particular, ¿en qué sentido el caso de la BMC puede iluminar las problemáticas de otros centros, y ser un modelo a seguir para las (como dice el artículo) “bibliotecas del siglo XXI”? Y lo más importante: ¿tú que opinas?

Pokémon Go y las soluciones milagro para las bibliotecas

pokemon go

Y se desató la fiebre: Pokémon GO es la última tendencia tecnológica, en un mundo plagado de tendencias tecnológicas, que arrastra a miles de personas. Y como era inevitable, el mundo de las bibliotecas también se ha hecho eco de la moda.

No son pocos los escritos que apuestan por que las bibliotecas se apunten a la fiebre de Pokémon GO como medio, se dice, de atraer a la biblioteca a personas que normalmente ni se acercarían a dichos centros. En el ámbito español es el caso de Ana Ordás, compañera en BiblogTecarios, con su entrada ¿Qué puede hacer Pokémon GO por mi biblioteca? Es una entrada original e informativa que merece nuestra atención. No obstante, siento disentir del entusiasmo con el que la compañera Ordás visualiza las posibilidades de Pokémon GO. Leer más “Pokémon Go y las soluciones milagro para las bibliotecas”

Sobre si las humanidades sirven para innovar y lo que implica para las bibliotecas

ciencia humanidades

Las humanidades llevan mucho tiempo en el punto de mira. No son pocos los “expertos” que consideran que en un mundo regido por la innovación tecnológica estudiar, digamos, filología griega está fuera de lugar. Por eso, y por el avance de la ciencia en cada vez más ámbitos, las humanidades han perdido buena parte del lustre y del prestigio del que gozaron en otros tiempos… un lustre y un prestigio que ahora parece que está volviendo a ser reivindicado por aquellos sectores que parecían querer acabar con ellas.

Eso es lo que explica un artículo del diario El País, en el que se nos pregunta: ¿Y si las humanidades sirvieran para innovar? Leer más “Sobre si las humanidades sirven para innovar y lo que implica para las bibliotecas”