En qué se parecen viajar en tren y la infoxicación

ventanilla

Una de las cuestiones que más me interesan del mundo de la Información y Documentación es el fenómeno de la infoxicación. Me refiero más bien a la infoxicación como concepto, y no tanto a lo que se supone que nos hace la infoxicación.

Y es que sobre la segunda de esas cuestiones se ha escrito, y se escribe, largo y tendido: el efecto más importante sería, como indica el término, intoxicarnos por un exceso de información hasta el punto de que no sabemos qué decidir, qué creer o en qué fuentes confiar.

Yo creo que hay algo de verdad en la anterior caracterización, y al mismo tiempo creo que es algo claramente exagerado. En este blog ya traté el asunto en una entrada anterior, y es más que probable que vuelva a aparecer: aun cuando es cierto que podemos sentirnos infoxicados en ciertos contextos y en ciertas ocasiones, generalizar la infoxicación como el estado normal de nuestras vidas me parece poco justificado en vista de las prácticas de consumo reales de las personas reales en su día a día.

Un afortunado paralelismo expuesto por el prestigioso investigador de medios Russell Neuman puede ayudar a entender un poco mejor lo que acabo de afirmar.

Sigue leyendo “En qué se parecen viajar en tren y la infoxicación”

Anuncios

¿Estamos encadenados por el móvil?: es complicado

addiction-3747769_640

Con la extensión de los teléfonos inteligentes, ha ido calando la sensación de que de alguna forma esos artefactos se han apoderado de nuestra libertad: aplicaciones de mensajería instantánea, redes sociales y demás pugnan por nuestra limitada atención, por lo que no es extraño sentir que nuestros móviles nos han acabado encadenando.

“El hombre nace libre, pero en todas partes está encadenado”, escribió Rousseau… por el smartphone, cabría añadir siguiendo lo dicho.

No obstante, es una sensación que puede que no esté tan extendida como nos dé a entender nuestra experiencia particular. O, al menos, puede que sea un fenómeno con matices.

Ello se desprende de un estudio llevado a cabo por Pew Research que examina el uso de los móviles en las economías emergentes.

Sigue leyendo “¿Estamos encadenados por el móvil?: es complicado”

Repensando la infoxicación, y la función informativa de las bibliotecas

diversitat-de-bides-e1516648084607.jpg

Los días 10 y 11 de mayo 2018 tendrán lugar las 15as Jornadas Catalanas de Información y Documentación, organizadas por el Col-legi Oficial de Bibliotecaris-Documentalistes de Catalunya.

Tal y como dice la página web de las Jornadas:

Con el lema “Diversitat de BiDes” queremos poner sobre la mesa todo aquello que compartimos como expertos y a la vez todo aquello que nos hace únicos y diferentes entre nosotros. Tres ejes temáticos marcarán las sesiones de las Jornadas: innovadores, singulares y gestores.

He tenido la suerte de que el Consejo de las Jornadas haya aceptado mi propuesta de ponencia, que podré presentar en el bloque “Experiencias” dentro del eje temático “Gestores”.

Mi trabajo lleva el título Repensando la infoxicación, y la función informativa de las bibliotecas, y aquí os adjunto un resumen descriptivo del mismo:

La infoxicación se ha convertido en un concepto clave en nuestras sociedades. Se insiste en que la gran cantidad de información que se produce gracias a las nuevas tecnologías tendría sobre los usuarios efectos como la incapacidad de decidir qué información es la más adecuada para una consulta, o la ansiedad provocada al no poder digerir tanta información.

Para los profesionales de la información la infoxicación ha representado una oportunidad para posicionar su perfil, defendiendo su papel de expertos en la búsqueda de información como un antídoto frente a sus efectos.

En este trabajo defenderemos que se han exagerado los efectos de la infoxicación, debido a un cierto determinismo tecnológico (la idea de que las tecnologías producen efectos inevitables en la sociedad) y a una imagen anticientífica de cómo funciona la mente humana.

Para ello mostraremos algunos indicios provenientes de la sociología que dan a entender que la infoxicación no depende del volumen de información total, sino de las circunstancias y capacidades personales. También propondremos que nuestra psicología nos proporciona de una manera “natural” los mecanismos para discriminar información y para consumirla de manera selectiva, poniendo como ejemplo de dos tipos de consumo informativo: el consumo de información política y el consumo de información científica.

Por último, argumentaremos que la adecuada comprensión de la infoxicación tiene implicaciones para la función informativa de las bibliotecas: en lugar de sólo ofrecer servicios bajo demanda, las bibliotecas deberían implicarse de una manera más proactiva en la creación y difusión de contenidos.

 

Si todo sigue su curso, pues, en mayo podré desarrollar el contenido en las Jornadas. ¿Nos vemos allí? 😉

¿Están muy ocupados los bibliotecarios referencistas?

question-mark-2123967_640

El pasado 15 de noviembre The Wall Street Journal publicaba un artículo escrito por James R. Hagerty titulado Google, Shmoogle. Reference Librarians Are Busier Than Ever. Me veo incapaz de traducir el juego de palabras inicial, pero el subtítulo está muy claro: según Hagerty Los bibliotecarios referencistas están más ocupados que nunca.

Es uno de esos títulos que consiguen que un bibliotecario quiera sacar pecho, remarcando que la profesión no está tan tocada como los más agoreros se empeñan en proclamar. Claro que leyendo el artículo uno se pregunta si en realidad no estamos exagerando un poquitín… o mucho, vaya. Sigue leyendo “¿Están muy ocupados los bibliotecarios referencistas?”

“La infoxicación” no existe

information-overload

El término infoxicación (o alguna de sus variantes) forma parte del léxico que se acostumbra a utilizar para describir el mundo de hoy. Se publica tal cantidad de información, se nos dice, que estamos saturados de ella y esa saturación se ve como un peligro siempre acechante para las diferentes esferas de nuestra vida, y como una nueva causa de ansiedad moderna.

Pero bien podría ser que hayamos estado dando demasiada importancia al concepto, y que sus supuestos efectos perniciosos no sean tan generalizados. Eso es lo que sugiere un estudio realizado en EEUU por Pew Research Center y publicado en su página web el 7 de diciembre de este 2016, al que he llegado gracias a Natalia Arroyo. Sigue leyendo ““La infoxicación” no existe”