El papel insuficiente de las bibliotecas en el Plan de Fomento de la Lectura 


​El nuevo Plan de Fomento de la Lectura del Ministerio de Cultura del Gobierno de España está, como aquel que dice, recién salido del horno. Tiempo habrá, pues, para analizar la utilidad o lo acertado de sus propuestas, así como su grado de éxito en esa compleja tarea que es “fomentar la lectura”.

De todas maneras, me gustaría hacer un par de reflexiones rápidas sobre unos aspectos del Plan que me han llamado la atención.

La primera de ellas me la ha quitado de la boca (virtual) Txetxu Barandiarán con un artículo de su blog titulado Las lecturas y la vida. Quizás mejor en singular. En su entrada Txetxu nos habla sobre la imagen y el lema del Plan, que reza “Leer te da vidas extras”. Ante esa supuesta pluraridad de vidas que, según el Ministerio, parece ofrecernos la lectura, Txetxu comenta que más acertado sería remarcar cómo la lectura afecta a la propia vida, cómo ésta enriquece nuestra experiencia vital al proporcionarnos nuevas experiencias y sentimientos, sin por ello tener que “renunciar a la misma o tener que buscarla en otros”. 

En alguna conversación informal con buenos amigos he mantenido algo muy parecido a esto que escribe Txetxu:

¿No hay con ese mensaje [Leer te da vidas extras] una invitación implícita a reconocer que la vida real que cada uno está viviendo no merece la pena y hay que buscar fuera de uno mismo algo que le dé sentido o vidilla?

El lema de la campaña es muy parecido a esos memes con los que a veces los bibliotecarios tratan de difundir por las redes el valor de la lectura. 

Es un dinámica que responde a la eterna identificación de “leer” con “leer novelas”. Nada en contra de leer novelas, pero como comenta Txetxu no estaría de más ni que sea de vez en cuando evocar un discurso en el que lo principal de la lectura no sea el escapismo. La lectura sirve para eso, sin duda, pero no sólo para eso: sus otras vertientes, la de la reflexión, el autoexamen, el pensamiento, son tanto o más lícitas que el entretenimiento, e igual o más necesarias en los tiempos que vivimos.

La segunda reflexión viene a cuento de la atención que el Plan dedica a las bibliotecas. Para éstas, el Plan centra sus líneas de actuación en “la difusión del servicio de biblioteca pública” y la “mejora del acceso a la lectura a través de bibliotecas”.

Me parece curioso que el Plan dedique a las librerías unas líneas de actuación que en principio caen plenamente dentro del ámbito de las bibliotecas, a saber:

[…] las librerías centren parte de sus esfuerzos en la prescripción de libros y en el desarrollo de actividades de dinamización cultural dentro de sus comunidades.

No pretendo decir que con ello se esté pisando las competencias de las bibliotecas, y que éstas deberían encargarse en exclusiva de la prescripción y de la dinamización cultural. Al contrario: creo que el que cada vez más librerías apuesten por esas tareas es algo que potencialmente nos beneficia a todos, seamos lectores o profesionales relacionados con la lectura.

Lo que me da que pensar es que esas actuaciones no se incluyan también en el ámbito de las bibliotecas. ¿Es quizá porque se da por supuesto que ya se hacen? Puede que sí, pero quizá sería buena idea enfatizarlas. Un artículo Peio Riaño en El Español me servirá para argumentarlo.

Comenta Riaño que aunque se espera que se incremente el presupuesto para la compra de libros para las bibliotecas públicas del Estado, en realidad nadie sabe todavía de qué cantidad se está hablando, ni siquiera el propio Ministro. Aun así esa promesa de incremento ha sido bien recibida, como era de esperar, después de unos años de completa sequía. Riaño recoge las declaraciones al respecto de Juancho Pons, presidente de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Librerías:

Hay que volver a dotalas [a las bibliotecas] con novedades. Necesitan presupuesto y necesitamos que estén a rebosar. Las bibliotecas necesitan actualizar sus fondos, porque en los últimos años no han tenido esa oportunidad. Estamos esperanzados, pero no tenemos ninguna partida prometida.

Sin duda que las bibliotecas necesitan “renovar sus fondos”, pero la compra de novedades no tiene necesariamente que ver con el fomento de la lectura, y ello por dos motivos.

El primero es un motivo práctico. Es obvio que gran parte del público acude a la biblioteca para obtener la última novela de moda, y por tanto hay que hacer lo posible para satisfacer esas demandas. Pero pasado el tiempo de la moda, las bibliotecas quedan con un stock global de obras con una circulación baja (salvo las obras más afortunadas y que, por lo que sea, resisten el paso del tiempo). Si lo que se quiere es que las bibliotecas, además de satisfacer las novedades, sean sostenibles en el tiempo es necesario repensar en formas de poner en circulación esos fondos, de incitar a su consulta y de despertar la curiosidad hacia ellos. Es decir, es necesario repensar en la necesidad de prescribir.

El segundo motivo es más de principios, por llamarlo así. Para animar a la lectura las novedades editoriales son un añadido, pero mal vamos si consideramos que son el fin en sí mismo. Las bibliotecas no sólo tienen la misión de ofrecer novedades editoriales a sus usuarios, sino de fomentar cosas como la educación, la cultura, el patrimonio artístico y científico. Y para ello las novedades no son imprescindibles (aunque sí muy necesarias, claro está). Para conseguir esas misiones nos volvemos a encontrar con la prescripción: es difícil fomentar la educación y la cultura si no se apuesta activamente por difundir los fondos, sean en el formato que sean, y más importante aún, si no se apuesta por divulgar las ideas que contienen.

Bibliotecas, medios sociales y la trampa de la atención

feedback-1825508_640

El pasado 15 de marzo de 2017 se publicaba en Iwetel un ThinEPI de Natalia Arroyo titulado Dos conceptos para dar sentido a nuestra presencia en medios sociales: marketing de atracción y marketing de contenidos.

El título del artículo es suficientemente indicativo de su contenido: dar un repaso a los que para Natalia deben ser los dos conceptos fundamentales sobre los que debería girar toda estrategia de bibliotecas en redes sociales. Es una aportación valiosa si tu interés es la aplicación de las redes al mundo de la biblioteca, o necesitas una puerta de entrada actual al tema.

A mí me ha dado para un par de reflexiones rápidas sobre aspectos que Natalia no trata directamente en su artículo, pero que me parecen interesantes dada la actual coyuntura. Leer más “Bibliotecas, medios sociales y la trampa de la atención”

Sobre el futuro de las bibliotecas: ¿un largo rodeo?

3360687295_c9de92d015

Ya se han cumplido 10 años desde que comencé mis estudios en Biblioteconomía y Documentación (cuando todavía se llamaban así) en la Universidad de Barcelona. Aparte de hacerme sentir viejo, es un tiempo que me viene a la memoria con frecuencia en este presente al leer lo que se dice sobre el futuro de la biblioteca pública. Leer más “Sobre el futuro de las bibliotecas: ¿un largo rodeo?”

Bibliotecarios: ¿apostamos en serio por la curación de contenidos?

 

content

El 2 de marzo tuvo lugar (de hecho, está teniendo lugar en el momento de escribir esto) la segunda jornada Bib and Play, un evento dedicado a la música en las bibliotecas públicas organizado por el Servei de Biblioteques de la Generalitat de Catalunya y la Associació de Musictecaris Catalans AMPLI.

A pesar de no haber podido asistir he tenido la oportunidad de seguir algunas ponencias de la jornada gracias a la estupenda labor de retransmisión en vivo por Twitter de l@s compañer@s allí presentes.

Si tuviera que sacar una conclusión importante de la mayoría de los tuits que he podido leer, sería la siguiente: los bibliotecarios hemos de tomarnos más en serio la prescripción. A lo que añadiría: es hora de que los bibliotecarios nos tomemos más en serio la curación de contenidos. Leer más “Bibliotecarios: ¿apostamos en serio por la curación de contenidos?”

La reinvención de la… ¿”biblioteca”?

play-video-games

La necesidad de que las bibliotecas cambien, se reinventen y se adapten a nuevos entornos es uno de los temas candentes en la profesión. Y lo lleva siendo desde hace bastante. Hace poco, y gracias a la serendipia que a veces comporta el navegar por la web, di con un artículo de Annoyed Librarian de 2010 que trata sobre este tema. Pero lo hace en el lenguaje cínico y sarcástico que suelen tener sus entradas (lo cual le ha valido más de una crítica).

Lo que me ha parecido interesante del artículo de Annoyed Librarian (AL para abreviar) es que cuestiona hasta qué punto podemos seguir hablando de una “biblioteca” si ésta lleva a cabo según qué cambios. No estoy necesariamente de acuerdo con las ideas de la entrada, pero sin duda que es un material interesante para incitar a la propia reflexión. Leer más “La reinvención de la… ¿”biblioteca”?”

Las bibliotecas y los encuentros inesperados 

Uno de los blogs que sigo con más interés en tiempos recientes es Cambiando de tercio, de Txetxu Barandiaran. Su autor es consultor en el mundo del libro, la cultura y el tercer sector. Sus reflexiones siempre son a tener en cuenta, porque permiten acercarse al complejo estado actual de esos sectores. Y en mi caso, algunas de sus ideas me despiertan otras reflexiones paralelas aplicadas al mundo de las bibliotecas  (un paralelismo que el mismo Barandiaran ha realizado en varias ocasiones).

​Dos ejemplos de lo que digo. En el primero, Txetxu recoge unas declaraciones de Calixto Bieito, que actualmente es el Director Artístico del Teatro Arriaga, en las que dice:

Un teatro público tiene la obligación de proporcionarnos algo que todavía no sabemos si nos gusta, llevarnos a sitios a los que no sabíamos que queríamos ir, y por descontado, sacudirnos, abrir nuestras mentes, hacernos más tolerantes y sobre todo hacernos sentir mejores personas.

Después, en su artículo, Txetxu se pregunta a cuento de las librerías:

Qué vamos a plantear como nuevo y/o rompedor para estimular la curiosidad y proponer contenidos novedosos que todavía no sabemos si gustarán.

Unas líneas que creo que son totalmente aplicables a las bibliotecas públicas. Sin duda que éstas basan su éxito en darle a los usuarios aquello que demandan. Y aun así, eso deja unos espacios considerables al descubrimiento, al gozo intelectual, a la sorpresa, a encontrar aquellas cosas que no sabíamos que nos gustaban hasta que damos con ellas. Aunque para ello también sería necesario que las bibliotecas se plantearan la misma pregunta: ¿hacemos algo por estimular la curiosidad y proponer esos contenidos, aunque no sepamos si gustarán a los usuarios?

Seguro que en la mayoría de bibliotecas se llevan a cabo acciones que van en esa dirección, aunque no estaría de más abrir el abanico de lo que se ofrece. En este sentido, es relevante el segundo ejemplo que quiero mencionar. En su artículo Txetxu recoge unas declaraciones de Roger Chartier, entre las que saco estas líneas:

[…] en internet usted compra un libro sobre la Inquisición en el siglo XVI y Amazon le va a indicar que debería comprar otros libros sobre la Inquisición, del mismo autor o sobre el Siglo de Oro, es una lógica temática. En cambio, usted entra a una librería para comprar un libro sobre la Inquisición en el siglo XVI, y es posible que salga con una antología poética o con una novela, porque hay una organización horizontal sobre las mesas, de la oferta de libros. En este mundo tal vez es más difícil encontrar lo que busca, pero es más fácil tener encuentros que el lector no buscaba.

A lo que añade Txetxu:

Es claro también, en esta misma línea, que tampoco es igual comprar en cualquier librería porque en cada caso el viaje entre los libros que nos propondrá o que saldrán a nuestro encuentros será  incluso dentro de esa “organización horizontal” distinto.

De nuevo, unas palabras que me hacen pensar en las bibliotecas. Sin duda que estas instituciones también poseen la capacidad de proporcionar ese descubrimiento horizontal para que el lector tenga esos felices encuentros inesperados. Aunque para ello es necesario mover fondo, buscar espacios donde las distintas secciones del mismo tengan visibilidad y tratamiento que les ofrezca una oportunidad de fomentar la curiosidad y el gozo intelectual. Y, por descontado, hace falta que los bibliotecarios nos tomemos en serio el conocimiento de la colección como un deber profesional, y no como una opción o un añadido.

Como digo, sin duda las bibliotecas son centros que se deben a sus usuarios, y por tanto han de buscar lo que éstos quieren o necesitan. Pero también creo que se sigue cumpliendo que dadas las misiones de una biblioteca pública, es posible e incluso necesario buscar esos espacios para huir de la cultura de escaparate, ni que sea de vez en cuando (y no te asustes: no se trata de imponer nada a nadie, nuestro criterio al criterio del lector, sino actuar como polinizadores para aquellas personas que se sientan receptivas y que quieran dialogar con nosotros). 

El descenso de público presencial en las bibliotecas no pone fácil esta tarea, pero nada impide (o no debería) que podamos buscar, como complemento, espacios virtuales para llevarla a cabo. No todos los usuarios se sentirán concernidos, sin duda. Aunque también sin duda que habrá algunos que sí, y eso en sí mismo ya merece el esfuerzo.

Imagen via El Español

ALFIN contra las noticias falsas: necesaria, pero insuficiente 


Una de las consecuencias del escándalo de las noticias falsas que pueblan Internet ha sido la renovada preocupación por cómo evaluamos la información digital (si es que la evaluamos). El ejemplo más notable es el citadísimo estudio de la Universidad de Stanford: de una muestra de 7.804 escolares, un 82% fue incapaz de distinguir “contenidos patrocinados” de noticias reales.

Y con esa renovada preocupación algunos medios han puesto bajo el foco público a los bibliotecarios y a su posible papel para combatir las noticias falsas. En concreto, se habla de lo que los usuarios pueden aprender de las habilidades de los bibliotecarios para buscar y evaluar información, y de lo necesarios que son los programas de Alfabetización Informacional (ALFIN). Algunos titulares son llamativos, como How librarians can save us from fake news o In the war on fake news, school librarians have a huge role to play.

Sin duda que me parece excelente esta tendencia: la ALFIN realmente puede aportar competencias beneficiosas para ayudar a crear una ciudadanía responsable y bien informada. Pero, aunque necesaria, en mi opinión la ALFIN se queda corta a la hora de combatir las noticias falsas. 

La ALFIN se centra básicamente en ayudar a las personas a desarrollar una evaluación más precisa de las fuentes de información, prestando atención a aspectos como el dominio de la página web, la autoría, la actualización de la información y la presencia o no de enlaces a las fuentes que se puedan mencionar en el artículo. Como digo, habilidades como éstas me parecen necesarias pero la lucha contra las noticias falsas me parece una tarea bastante más compleja, porque intervienen otros factores sociales, psicológicos y filosóficos complejos. Se me ocurren tres de esos factores.

En primer lugar, en alguna otra entrada de este blog ya he mencionado los efectos perniciosos que la corriente de pensamiento postmoderno ha tenido sobre el conocimiento. El postmodernismo puede haber aportado cosas valiosas a diversos ámbitos de reflexión, pero las ideas de que “todo es relativo” y la duda del concepto de autoridad en cuanto al conocimiento no me parecen dos de ellas. 

En un artículo para The Conversation, Donald A. Barclay recoge esta preocupación por los efectos del postmodernismo sobre la noción de autoridad, puesta en relación con la ALFIN y el combate contra las noticias falsas. Barclay comenta que la Association of College and Research Libraries (ACRL) ha incluído en sus nuevas pautas de ALFIN para la educación superior una sección referida a la cuestión de la autoridad:

Para los estudiantes esto implica más que a) aceptar simplemente la autoridad sin cuestionarla, o b) rechazar toda autoridad como un anacronismo en un mundo de post-verdad. 

A pesar de celebrarlo, para Barclay dicho cambio no es suficiente: en su opinión un progreso verdadero en ALFIN vendría de la mano de un trabajo conjunto entre bibliotecarios, miembros de las facultades y administradores. Sea como fuere, lo cierto es que la erosión de la autoridad propiciada por el postmodernismo puede que sea una tendencia social demasiado arraigada como para ser confrontada mediante las estrategias usuales de ALFIN. Como dice Barclay, sería necesario incluir la cuestión de manera explícita en los programas de ALFIN, lo que implica abrir la puerta a interesantes cuestiones en cuanto a teoría de conocimiento que no suelen tener cabida en los programas de ALFIN.

En segundo lugar, la ALFIN busca fomentar el uso del pensamiento crítico entre los usuarios de la información. No obstante, cualquier buen manual de pensamiento crítico puede decirnos que para ponerlo en práctica se necesita más que utilizar estrategias como evaluar el dominio o los enlaces. El pensamiento crítico también pasa por aspectos como ser capaces de evaluar los argumentos, detectar las premisas implícitas o los sesgos de los mismos, formular de manera clara las conclusiones que se nos pretende hacer creer, detectar cuándo el uso de los datos o de las estadísticas es correcto y cuándo no,… Aspectos todos ellos que se incluyen en los estándares de ALFIN, aunque quizá no de manera tan sistemática como sería deseable.

En tercer lugar, hay un aspecto preocupante en cuanto a las noticias falsas que tiene que ver con nuestra naturaleza humana. Un artículo de Voz Populi trata la cuestión bajo el llamativo título Por qué los datos ya no convencen a nadie. El artículo cita las opiniones de varios investigadores, según las cuales las personas somos muy hábiles seleccionando las partes de la información que consumimos para llegar a las conclusiones que queremos que sean ciertas. Así, el problema no sería tanto si nos llega la información rigurosa, sino si la procesamos “de forma equilibrada”. Un párrafo significativo del artículo:

Lo que sucede, indican estos expertos, es que hablar de “pruebas” o “datos” no suele cambiar la opinión de nadie sobre un tema, ya sea el cambio climático, los antitransgénicos o las vacunas. La gente utiliza los hechos científicos para apoyar sus opiniones particulares y dejarán de lado aquellos hechos que no coincidan con estas. De alguna manera, es como si el planeta sufriera una especie de epidemia global de “cuñadismo” y se dejaran de lado los grandes logros que nos han permitido llegar a un cierto grado de civilización, como son el uso de la razón y los argumentos basados en evidencias.

Stephanie Pappas, en Live Science, también lleva a cabo una síntesis de algunos descubrimientos de la psicología cognitiva sobre cómo procesamos la información de manera sesgada, en este caso la información científica. Según nos cuenta Pappas, no es tanto que las personas rechacen de plano la ciencia o que se rechacen totalmente los hechos, como que somos capaces de seleccionar las evidencias en función de otras motivaciones (la motivación política es la más obvia, pero también cuenta la protección de la identidad social). Con todo ello, los investigadores trabajan en la línea de enmarcar los mensajes de diferente manera según el público al que se dirijan, más que intentar combatir las resistencias iniciales de base (lo que puede producir una cerrazón defensiva en las personas que se sientan prejuzgadas).

Por los tres factores que he mencionado, la ALFIN puede representar una importante aportación contra las noticias falsas pero a mi juicio, y a pesar de lo que digan algunos titulares, no creo que los bibliotecarios puedan salvar al público de las mismas.