Las claves del éxito de Maria Popova (Brain Pickings) como content curator

brainpickingsSin duda Maria Popova, gracias a su plataforma Brain Pickings, se ha convertido en el ejemplo por excelencia de lo que es un content curator. La historia de Brain Pickings a estas alturas es bien conocida: Brain Pickings comenzó en el año 2006 como una lista de correo elaborada y gestionada por Popova para los compañeros de la agencia de marketing para la que trabajaba por aquel entonces; 10 años después, Brain Pickings es visitado por cientos de miles de personas al día, y cuenta con miles de seguidores en redes sociales y de suscriptores.

Lo que me propongo hacer en este post es hacer un análisis de su trabajo y su estilo como content curator. Leer más “Las claves del éxito de Maria Popova (Brain Pickings) como content curator”

Sí, los bibliotecarios pueden ser “hipster”

male_librarian3

Ah, los hipsters. Parece que es inevitable: pronunicar la palabra “hipster”, y ver cómo tu interloculor hace una mueca, entre el disgusto, la sorna y la burla. Y es que, ¿a quién le gustan los hipsters, hombres y mujeres que van de elitistas, que parecen querer demostrar a toda costa que ellos y ellas saben lo que es cool, y tú no? Es como si su sóla estética ya te enviara un mensaje: yo molo, tú no. A mí no me gustan los hipsters, todo hay que decirlo.

Gracias a la página de Facebook del Servei de Documentació de Literatura Infantil i Juvenil (SDLIJ), de la biblioteca Xavier Benguerel (Barcelona), he dado con un artículo del blog de Infobibliotecas, escrito por Vicente Funes , que se hacía eco de una controversia (otra más) que circula por el ámbito de las bibliotecas: ¿deberían los bibliotecarios ser hipsters? Confieso que nunca me lo había planteado: ¿por qué demonios ningún bibliotecario debería dejarse la barba y vestir con camisas de leñador? Pero no, no va de eso la cosa… Leer más “Sí, los bibliotecarios pueden ser “hipster””

Las bibliotecas públicas como nodo de difusión de ideas

spreading_ideas

Esta semana se llevan a cabo las 14as Jornadas Catalanas de Información y Documentación , promovidas por el COBDC (Col-legi Oficial de Bibliotecaris-Documentalistes de Catalunya). Coincidiendo con el evento, he repescado la conferencia inaugural de la 13a edición, la que pronunció Steve Coffman…. Sí, ése Steve Coffman, el de la decadencia y muerte del imperio bibliotecario , el mismo que enervó a un buen número de bibliotecarios al sugerir que deberíamos volver a dedicarnos al libro (no sólo enervó, sino que además fue activamente criticado: mis críticas favoritas fueron aquellas provenientes de gurús de la biblioteconomía que tacharon a Coffman de no ser más que un gurú).

No sé si Coffman tiene razón, aunque sus argumentos me parecen sólidos, así que dejaré las cuestiones de futurología para gente más capacitada que yo. Lo que sí creo que podemos concederle a Coffman es que las bibliotecas públicas, a día de hoy, poseen algo que todavía debemos utilizar: colecciones de documentos. Quizá en el futuro eso cambie, pero de momento es lo que hay. Así que no estaría mal centrarnos en darle un uso productivo, más allá de enviarlos a un sótano (o similar). Leer más “Las bibliotecas públicas como nodo de difusión de ideas”

Milq: una alternativa para el sensemaking en bibliotecas

Hace pocos días he podido saber que un sistema bibliotecario pionero en Catalunya, el de la ciudad de Hospitalet de Llobregat (Barcelona), ha inaugurado una cuenta en Milq . ¿Que qué es Milq? Pues una red social para curación de contenidos.

biblioteques lH Milq (1)

Sí, otra red social, pero para mi gusto una buena inicativa. Inaugurada en 2014, Milq permite estructurar los contenidos en lo que sus creadores denominan “Beads”: grandes grupos de contenidos temáticos, que pueden ser cerrados o bien admitir las aportaciones de otros usuarios. Un “bead” se puede iniciar con una pregunta, lo que supuestamente puede incitar a la tan buscada conversación en medios sociales. Dos pájaros de un tiro: los “beads” permiten una mayor estructura en la presentación de contenidos que los feeds de otras plataformas, y además fomentan la co-creación al incitar la curiosidad del usuario.

ejemplo bead

La plataforma permite que los contenidos compartidos en los “beads”, que pueden ser de un buen número de formatos diferentes, se puedan describir y comentar (como lo que sucede en Scoop.it). Pero, como decía, la ventaja de Milq es que permite añadir una capa organizativa superior. Dos estrategias que yo valoro muy positivamente, ya que permiten una estrategia doble de sensemaking: organizar los contenidos en grandes canales diferenciados, y no en un único magma; y comentar los contenidos en sí, para explicar qué es lo que son, por qué hemos decidido compartirlos, y cuál es su valor dentro del conjunto.

Las bibliotecas de Hospitalet utilizan su cuenta para recomendar música, películas y series de televisión. La facilidad de uso de este tipo de plataformas, la variedad de tpos contenidos que se pueden compartir y la doble estrategia de sensemaking hace que Milq sea una buena herramienta para difundir el fondo de una biblioteca, al mismo tiempo que se consigue que ese fondo se relacione con otros contenidos de Internet. Una buena estrategia, a considerar como alternativa al formato “blog de recomendaciones”.

Al menos esa es la teoría. Veremos qué tal evoluciona la plataforma con el tiempo…