¿Cuánto se valoran (de verdad) las bibliotecas en EEUU?: quizá menos de lo que creemos…

librarysign1-1347x640

En blok de bid Ferran Burguillos, director de las bibliotecas públicas municipales de Sabadell, publica este 25 de julio una reseña de un par de estudios que analizan la percepción de los usuarios de las bibliotecas de Australia y EEUU.

La reseña es interesante en sí misma, pero es especialmente interesante en lo que hace a EEUU dada la controversia que hemos tenido estos días. Y eso porque en mi opinión da para matizar algunas de las cosas que se han dicho, o al menos para verlas con otra perspectiva. Como el tema ya es muy cansino, me abstendré de hacer más referencias al mismo. Si han seguido la actualidad bibliotecaria estos días, ya saben a qué me estoy refiriendo…

El estudio centrado en EEUU lleva por título  From awareness to funding: voter perceptions and support of public libraries in 2018, y ha sido elaborado por la Public Library Association (PLA) de la American Library Association (ALA), la ALA Office for Library Advocacy y OCLC. El estudio es la reedición del mismo trabajo llevado a cabo en el año 2008. Para esta edición, el trabajo encuestó a 2000 ciudadanos estadounidenses en edad de voto (entre 18 y 69 años).

Voy a hacer mención sólo a algunos de los resultados que incluye la reseña de Burguillos citando párrafos del autor aunque, cómo no, te invito a que la leas en su totalidad.

Primero, algunas de las buenas noticias que sin duda hay que celebrar:

Más de la mitad de los encuestados contestaron creer que “las bibliotecas públicas son esenciales para la comunidad y una fuente de orgullo cívico” (55%)

Los encuestados comienzan a valorar cada vez más “la biblioteca como un espacio comunitario”, es decir: como un lugar de encuentro (44% de los encuestados) o como un centro comunitario y de relación (30%). Complementando a estos nuevos usos, los encuestados “valoran mucho los servicios tradicionales, tales como el acceso libre a las colecciones y las zonas para el estudio”

Es significativo el porcentaje de encuestados que afirman que la biblioteca “ofrece actividades y servicios que no se pueden encontrar en ningún otro sitio” (44%, una subida respecto al 38% que afirmó lo mismo en 2008)

Y ahora, las malas noticias que dan que pensar:

Con respecto a 2008, desciende de manera significativa el porcentaje de encuestados que indicaron que “probablemente” o “definitivamente” votarían a favor de apoyar la financiación de la biblioteca pública: en 2008, ese porcentaje fue del 73%; en 2018 el porcentaje ha caído hasta el 58%.

No es que el público no quiera apoyar la financiación de las bibliotecas. Es más bien que la fuerza de ese apoyo, el compromiso con ese apoyo es más blando que hace diez años. Puede que, escribe Burguillos, la disminución venga dada “por la falta de conocimiento entre los votantes de las vías de financiación del servicio, ya que no identifican que la principal fuente de financiación de las bibliotecas públicas proviene de la administración local”. Es una hipótesis que el estudio deja abierta.

También disminuye la percepción de que las bibliotecas hayan hecho “un buen trabajo para mantenerse al día de la evolución tecnológica” (60 % en 2008, 48 % en 2018).

Si lo anterior es llamativo, esperen a leer esto: cae en 20 puntos el número de encuestados que “identifican probablemente la biblioteca como un recurso importante para los niños (del 71 % en 2008 al 51 % en 2018)”. No es un asunto baladí, dado que como escribe Burguillos el aprendizaje lector y la promoción de la lectura entre los más pequeños han sido una de las grandes áreas de actividad de las bibliotecas, y han sido vistas como una apuesta de futuro para la supervivencia de las mismas.

Creo que además de lo mencionado merece la pena incluir esta figura del estudio, con los resultados a tres preguntas hechas a los encuestados en torno a seis servicios comunitarios: servicio de bomberos, departamento de policía, escuelas públicas y servicio de parques:

Comparativa servicios

 

Como decía al principio, son datos que invitan a cuando menos ver con otra perspectiva algunas afirmaciones que se hayan hecho en estos días de ánimos revueltos, y para recordar algo que creo que es fundamental en este y en otros embrollos semejantes: las bibliotecas tienen un gran valor, pero el valor que les otorguemos ha de ir en consonancia a cuestiones como el uso que hagamos de sus servicios, actividades y recursos. Porque si valor otorgado y uso real no coinciden, tenemos un problema que puede ser cada vez más difícil de solucionar.

E incluso teniendo en cuenta el hecho del valor social de la biblioteca, recojo un párrafo de Burguillos significativo:

La aproximación cualitativa, sin embargo, conviene que se complemente con un estudio cuantitativo, como los de retorno a la inversión (ROI), para poder obtener un análisis exhaustivo que ofrezca una visión sobre las dos dimensiones del valor público del servicio: la económica y la social. En este sentido, hay que desarrollar instrumentos de medida de los beneficios indirectos que comportan los servicios, así como la definición y aplicación de indicadores de evaluación cualitativos y estudios de impacto que permitan demostrar la capacidad de las bibliotecas para generar beneficios sociales, tanto en los individuos como en la comunidad.

Siempre que se analizan estudios de este tipo hay que tener presente que las conclusiones se aplican a la muestra (2.000 personas en este caso) y que por ello no tienen por qué ser generalizables a todo estadounidense. Además, seguro que podemos encontrar otros estudios que analicen la percepción que los usuarios tienen de las bibliotecas y que arrojen otras conclusiones. Por ello el subtítulo de este artículo dice “quizá menos de lo que pensamos” y no “seguro que menos de lo que pensamos”. En todo caso, parece sensato analizar los datos y tener un buen cuadro general. Porque a veces la indignación es útil, pero también puede llegar a nublarnos el juicio.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s