Lo que de verdad importa en la polémica de Amazon y las bibliotecas

amazonSad

Aun está bien presente la tormenta desatada por el artículo de Forbes en las que Panos Mourdoukoutas abogaba, ni más ni menos, que por sustituir las bibliotecas públicas por tiendas de Amazon.

Como la polémica generada ha sido mayúscula, no voy a entrar de nuevo a detallar lo que decía Mourdoukoutas en su artículo… entre otras cosas porque Forbes ha decidio eliminarlo después de la indignación generada.

Según ha argumentado Forbes:

Las bibliotecas juegan un importante papel en nuestra sociedad. Este artículo estaba fuera del área de experiencia del autor, y por ello ha sido eliminado.

Creo que es un acto que merece un breve comentario. Resulta paradójico que no pocos bibliotecarios hayan aplaudido la decisión de Forbes de eliminar el artículo. Pensemos que los bibliotecarios se precian de ser defensores de la libertad de expresión, y a mi modesto entender defender la libertad de expresión, así sin matices, es incompatible con pedir la retirada de una publicación sólo porque lo que diga no nos guste o sea erróneo.

Además, la pieza de Mourdoukoutas era un artículo de opinión, por lo que el argumento de que ha de eliminarse porque no es el ámbito de especialización del autor parece obviar lo que se supone que es un artículo de opinión. Y es que si todos estuviéramos obligados a opinar únicamente sobre temas que sean de nuestra especialidad, creo que el abanico de conversaciones se acabaría reduciendo drásticamente.

Lo anterior no implica, faltaba más, que las opiniones tengan que ser sagradas o que no se puedan discutir. El artículo de Mourdoukoutas no me gusta y me parece terriblemente equivocado, y creo que las opiniones terriblemente equivocadas merecen ser combatidas con argumentos. Otra cosa es pedir que el artículo sea retirado. No tengo claro cuáles son los límites de la libertad de expresión, o si esta tiene límites ni cuando los tiene, pero me en este caso me parece una cuestión de lógica: no podemos defender la libertad de expresión sin ningún tipo de matiz y al mismo tiempo pedir la cabeza de Mourdoukoutas por expresar su opinión, por muy absurda que sea.

Sea como sea, se han publicado interesantes artículos sobre la cuestión, básicamente para mostrar lo equivocado del planteamiento de Mourdokoutas. Desde el ámbito bibliotecario y en español recomiendo  leer la entrada de Julián Marquina.

Ni que decir tiene que no hace falta que me convenzan de que Mourdoukoutas está equivocado en lo que respecta al valor de las bibliotecas y a lo que hacen las bibliotecas. Pero me parece relevante traer un par de reflexiones de la mano de dos artículos publicados por dos medios que no son del ámbito bibliotecario.

En primer lugar, el artículo de Charlotte Eyre en The Bookseller repasa la polémica y esgrime los principales argumentos en defensa de las bibliotecas. Pero justo al final hace una interesante alusión a las bibliotecas del Reino Unido. Como saben, en aquel país las bibliotecas están sufriendo un severo reajuste y recortes varios. Pues bien, Eyre recoge unas declaraciones del activista y defensor de la bibliotecas Tim Coates a destacar:

[…] Coates comenta que la gente no debería despreciar el artículo  [de Mourdoukoutas] porque el servicio de bibliotecas públicas en Inglaterra están en muy mala forma.

“Lo que necesita el servicio de biblioteca pública es una gestión de alta calidad de un tipo que no tiene”, comenta Coates. “Eso no quiere decir que la gestión tenga que ser en busca de un provecho, puede ser un liderazgo para mejorar el servicio. Amazon puede no ser la sugerencia más adecuada – pero es difícil argumentar que Amazon no entiende lo que es el buen servicio; lo hace. Y como Amazon también otras organizaciones. El servicio de biblioteca pública podría aprender de varias de ellas.

El segundo artículo es el escrito por Marta García Aller en El Independiente con el título Adiós a las bibliotecas. García también hace un repaso a la polémica y defiende el nuevo valor de las bibliotecas como espacios para estar y para ser, con la presencia de nuevos servicios para el público más allá del préstamo de libros. Pero acaba con unas líneas dignas de mención:

Ojalá las bibliotecas sigan existiendo. Para saber si sobrevivirán o no pregúntate cuando visitaste una por última vez. Si no nos acordamos de lo importantes que son para vertebrar nuestra cultura salvo cuando un economista escribe un artículo provocador en Forbes pidiendo su cierre podría pasar con ellas lo mismo que cuando anuncian el cierre de un bar que nos encantaba pero que hace diez años que ni nos asomamos. Y eso que en España hay 21 bares por cada biblioteca.

Tanto Coates como García, cada uno a su manera, expresan de forma (creo que) clara lo que para mí es el punto central de la polémica. Ese punto no es que Mourdokoutas quiera cambiar las bibliotecas por Amazon, o por algún otro servicio. El problema no es Mourdokoutas, ni otros semajantes. Dentro de un tiempo, es casi seguro que algún otro majadero escribirá otro artículo con una propuesta parecida.

La cuestión es que el valor de las bibliotecas no puede defenderse sólo en abstracto, con referencia a las actividades que se llevan a cabo o a sus misiones. No porque esas actividades o esas misiones no tengan valor, porque para mí por supuesto que lo tienen. Es porque desde hace tiempo las bibliotecas son presas de la rendición de cuentas ante las autoridades, que son quienes destinan los fondos para su supervivencia. Y esa rendición de cuentas se está volviendo compleja, dado que los grandes números con los que las bibliotecas solían justificar su actividad hace tiempo que están experimentando un descenso (leve en algunos casos, más marcados en otros).

No quiero decir que sea imposible dar cuenta de ese valor con números, o con estadísticas. Lo que al final importa, por desgracia, es si a quien manda esos números le parecerán suficiente, teniendo en cuenta el entorno en el que nos movemos: cambios en el consumo cultural, caída del consumo de libros, redefinición del modelo bibliotecario,…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s