Facebook y la histeria por las fake news

Después que explotara el escándalo de las fake news y su posible influencia en las elecciones de EEUU, parecía que Facebook se había comprometido a ejercer un mayor control sobre la veracidad de los contenidos que circulan por su red.

Se habló de diversas propuestas sofisticadas, algunas en colaboración con los medios tradicionales, para llevar a cabo una verificación de la calidad y veracidad de los contenidos.

Pero Facebook ha decidido dar marcha atrás a la posibilidad de esas iniciativas, y dejar que sean los usuarios quienes decidan si los contenidos son veraces o no.

Es un movimiento que ha cogido por sorpresa, y por ello hay reacciones para todo. Los análisis de lo que implicará para los medios me parecen muy destacables, aunque sólo puedo seguirlos como un espectador más dada mi falta de conocimiento del tema.

Sí que quiero hacer un par de reflexiones rápidas sobre dos aspectos relacionados, y que dicen mucho del clima social actual.

Leer más “Facebook y la histeria por las fake news”

Anuncios

Repensando la infoxicación, y la función informativa de las bibliotecas

diversitat-de-bides-e1516648084607.jpg

Los días 10 y 11 de mayo 2018 tendrán lugar las 15as Jornadas Catalanas de Información y Documentación, organizadas por el Col-legi Oficial de Bibliotecaris-Documentalistes de Catalunya.

Tal y como dice la página web de las Jornadas:

Con el lema “Diversitat de BiDes” queremos poner sobre la mesa todo aquello que compartimos como expertos y a la vez todo aquello que nos hace únicos y diferentes entre nosotros. Tres ejes temáticos marcarán las sesiones de las Jornadas: innovadores, singulares y gestores.

He tenido la suerte de que el Consejo de las Jornadas haya aceptado mi propuesta de ponencia, que podré presentar en el bloque “Experiencias” dentro del eje temático “Gestores”.

Mi trabajo lleva el título Repensando la infoxicación, y la función informativa de las bibliotecas, y aquí os adjunto un resumen descriptivo del mismo:

La infoxicación se ha convertido en un concepto clave en nuestras sociedades. Se insiste en que la gran cantidad de información que se produce gracias a las nuevas tecnologías tendría sobre los usuarios efectos como la incapacidad de decidir qué información es la más adecuada para una consulta, o la ansiedad provocada al no poder digerir tanta información.

Para los profesionales de la información la infoxicación ha representado una oportunidad para posicionar su perfil, defendiendo su papel de expertos en la búsqueda de información como un antídoto frente a sus efectos.

En este trabajo defenderemos que se han exagerado los efectos de la infoxicación, debido a un cierto determinismo tecnológico (la idea de que las tecnologías producen efectos inevitables en la sociedad) y a una imagen anticientífica de cómo funciona la mente humana.

Para ello mostraremos algunos indicios provenientes de la sociología que dan a entender que la infoxicación no depende del volumen de información total, sino de las circunstancias y capacidades personales. También propondremos que nuestra psicología nos proporciona de una manera “natural” los mecanismos para discriminar información y para consumirla de manera selectiva, poniendo como ejemplo de dos tipos de consumo informativo: el consumo de información política y el consumo de información científica.

Por último, argumentaremos que la adecuada comprensión de la infoxicación tiene implicaciones para la función informativa de las bibliotecas: en lugar de sólo ofrecer servicios bajo demanda, las bibliotecas deberían implicarse de una manera más proactiva en la creación y difusión de contenidos.

 

Si todo sigue su curso, pues, en mayo podré desarrollar el contenido en las Jornadas. ¿Nos vemos allí? 😉