¿Cuándo un bibliotecario deja de ser un “bibliotecario”?

2903662286_2b3b8c2682_o

Otro artículo sobre los bibliolabs / makerspaces en bibliotecas públicas. En este caso aparecido en el diario El País (en catalán) y titulado Biblioteques: ja no només per anar a llegir (Bibliotecas: ya no sólo para ir a leer).

Como he repetido siempre que ha hecho falta, no es que no crea en la necesidad de los bibliolabs. Son espacios prometedores, que pueden ofrecer mucho y que pueden dar un toque de aire fresco a las bibliotecas. Así que no tengo tanto problema con los bibliolabs como con los discursos sobre los bibliolabs. Leer más “¿Cuándo un bibliotecario deja de ser un “bibliotecario”?”

Anuncios

El nuevo proyecto de Google, ¿otro bofetón para las bibliotecas?

Google_web_search-900x600

El último proyecto del gigante tecnológico promete traer cola, como se suele decir: Google planea cambiar su mítica portada de diseño minimalista para ofrecer contenido personalizado para el usuario. Leer más “El nuevo proyecto de Google, ¿otro bofetón para las bibliotecas?”

El negocio de las bibliotecas no es la información

Kuvankaappaus-2013-6-8-kello-16.58.55-709x414

Pues no, no lo es, al menos no de forma preeminente. Sostener lo contrario deja a las bibliotecas en una situación más que complicada, por dos motivos que voy a recoger aquí en unas reflexiones rápidas.

Son motivos basados en ideas que ya defendía, a mi manera, en una entrada en BiblogTecarios sobre la vuelta a los orígenes bibliotecarios. Además, a cuento de aquel artículo, Lluís Anglada me hizo notar un artículo de Michael Gorman en el que el autor lo expone mucho mejor que yo. Resumiendo algunas de todas esas ideas, tenemos lo siguiente: Leer más “El negocio de las bibliotecas no es la información”

Respetar al público, o ¿habría que darle a la gente sólo lo que quiere leer?

new-york-times-best-sellers (1)

“Las bibliotecas deben darle a sus usuarios aquello que quieren”; “Hay que satisfacer las demandas de los usuarios”; “Los bibliotecarios no somos quien para juzgar el consumo cultural de los usuarios”;… Son ideas recurrentes que suelen aparecer en la también recurrente cuestión de si las bibliotecas han de formar sus fondos con los documentos que demanden (o parezcan hacerlo) los usuarios o si han de apostar por algo más. Es decir: el problema de si hay que privilegiar la demanda sobre la calidad.

Me he tropezado con un interesante artículo de hace ya unos años de Bob Usherwood, profesor emérito de la University of Sheffield que trata sobre este dilema. En realidad, la postura de Usherwood es bien clara (una postura que desarrolla en extenso en su libro Equity and Excellence in the Public Library: Why Ignorance is Not our Heritage), y vale la pena recoger aquí algunos fragmentos que hablan por sí solos (los fragmentos son una traducción propia del original inglés). Leer más “Respetar al público, o ¿habría que darle a la gente sólo lo que quiere leer?”