Content curation en el espacio físico de la biblioteca: un ejemplo

Hace unos días, publicaba un post en el que proponía aplicar la curación de contenidos (content curation) en el espacio físico de la biblioteca. Allí decía que, aunque pueda parecer un contrasentido (puesto que la content curation se entiende como una actividad del mundo digital) no deja de ser un movimiento lógico, dada la relación que hay entre la figura del curator y la museología. En ese sentido, apostaba por utilizar la content curation como un medio más para dinamizar las colecciones físicas, apoyándonos en las estrategias de storytelling y, especialmente, en la fase de sensemaking propia de la curación de contenidos.

En esta entrada me gustaría mostrar un ejemplo hipotético. La idea no es presentaros algo muy elaborado (al menos de momento), sino más bien una especie de esbozo para señalar los aspectos que más me interesan. Como todo ejemplo en abstracto, tendrá algo de ficticio puesto que si hablamos de divulgar fondo, la realidad propia de cada biblioteca tiene la última palabra. Pero, de nuevo, la intención por ahora no es hacer un estudio de caso realista al cien por cien, sino unos apuntes significativos.

Las exposiciones que solemos hacer en la biblioteca responden a diferentes motivos. Uno de los más usuales es la respuesta a noticias de actualidad: un descubrimiento científico, un día internacional,… y, cómo no, los fallecimientos de personajes relevantes de la cultura. Como bien sabes a estas alturas, el cantante David Bowie falleció a inicios de este 2016, así que voy a utilizar esa noticia como base del ejemplo.

Lo que solemos hacer en un caso como éste (yo también, claro), es acudir al catálogo para “ver qué tenemos de David Bowie”, una forma de decir: busquemos documentos cuya materia sea “Bowie, David” o similar, o que sean recuperados por una búsqueda de palabras clave “David + Bowie”. Una vez recuperados buscamos un espacio físico, hacemos un cartel indicando la efeméride, y la exposición ya está lista. Seguramente nuestra exposición constará de los discos de Bowie, más alguna biografía o similar sobre el cantante.

Como ya he comentado, a mí me parece una forma estupenda y muy ágil de difundir el fondo. Pero veamos si podemos darle otro “aire”, y qué podemos conseguir con ello.

Para empezar: ¿no es posible que haya documentos que traten sobre David Bowie, pero que no estén catalogados por esa materia, o que no se recuperen por una búsqueda por esas palabras clave? Claro que sí puede haberlos. Pensemos en historias de la música pop, o recopilaciones de los discos que hay que escuchar antes de morir, o en libros tipo Rock connections: el mapa completo del rock ‘n’ roll, o similares.

Siendo David Bowie el artista influyente y famoso que fue, sin duda que en esas obras habrá un sitio para él. Y sin duda que esas menciones pueden iluminar de maneras diferentes lo que sabemos o creemos saber sobre su vida y su obra. Pensemos por ejemplo en las conexiones que se establecen entre Bowie y otros músicos, relaciones de influencia mútua o de un sólo sentido. Music-Map nos muestra esas relaciones de una manera muy intutitiva, gracias a la cercanía entre los términos que representan a bandas o a solistas:

bowie_mapa

Tras el fallecimiento de Bowie, hubo medios que dedicaron una noticia a mostrar los herederos musicales de Bowie , es decir, artistas influenciados por el cantante. Las listas pueden ser más o menos acertadas, pero son conexiones con fundamento.

Ahora los documentos potenciales para nuestra exposición han aumentado, si incluimos las historias de la música (y similares) y las obras musicales de artistas influenciados por Bowie. Sigamos tirando del hilo.

Bowie no sólo fue admirado por su música. Como personaje, tuvo un impacto tremendo en dos áreas. La primera de ellas fue la moda. Distintos medios analizaron esta relación tras la muerte de Bowie, como por ejemplo The New York Times , WWD , Time o  Global News , por mencionar sólo algunos. Famosos diseñadores señalan a Bowie como una inspiración directa. No han faltado las buenas exposiciones que han ahondado en la manera en que Bowie jugó con la moda, como David Bowie is  , de The Victoria and Albert Museum (reseñada excelentemente en Medill Reports Chicago).

Bowie-Exhibit-Feature-Photo-1038x576
Bowie, un camaleón de la moda. Imagen via Medill Reports Chicago

Ya tenemos otro subgrupo posible de documentos  para nuestra exposición: aquellos relacionados con la moda. Cuáles sean exactamente esos documentos sería una cuestión a valorar, pero la conexión está ahí y es real.

El segundo ámbito en que Bowie tuvo un impacto notable: la sexualidad. La ambigüedad sexual de Bowie, mostrada sin tapujos al público, supuso un reconocimiento y en muchos sentidos una liberación para miles de personas, como podemos leer en The Daily Beast . Su juego constante con la noción de género ha sido una guía para muchas personas del colectivo LGBT, como analiza Billboard o BuzzFeed News .

Un rebelde, también de la sexualidad. Imagen via Billboard.
Un rebelde, también de la sexualidad. Imagen via Billboard.

Ahí tenemos un nuevo subgrupo de documentos candidatos a formar parte de nuestra exposición: aquellos relacionados con la evolución social del movimiento LGBT. De nuevo, habría que valorar qué documentos incluir, pero la conexión es bien real.

Por último, hay otro campo que posee una conexión con David Bowie: la ciencia. Seguro que esta conexión nos pasaría totalmente desapercibida a muchos de nosotros. Afortunadamente, hay medios que la han analizado de una manera muy amena, como Live Science . Y es que, se preguntan en Live Science, ¿qué hace que nos podamos sentir tan identificados con iconos como Bowie? La respuesta tiene que ver con aspectos de nuestra psicología humana, con cómo nos vemos reflejados en los demás y con cómo nos relacionamos con los grupos humanos. Otro subgrupo estupendo de documentos: psicología social y música.

Resumamos. Partiendo de la noticia de la muerte de David Bowie, y tras habernos documentado, nuestra posible exposición, que en principio incluía discos y biografías (o similares) de Bowie, ahora podría incluir obras…

  • de historia de la música que contextualicen el legado del cantante
  • de otros artistas que han sido influenciados por Bowie
  • que hablen de la evolución de la moda, especialmente entre el público juvenil o en la música popular
  • que muestren la evolución, la presencia pública y las reivindicaciones del colectivo LGBT
  • que traten sobre cómo nuestra psicología determina cómo nos relacionamos con las figuras públicas, o cómo percibimos, procesamos y amamos la música

No está mal, ¿verdad? Un par de aclaraciones.

En primer lugar, las exposiciones no siempre han de ser tan complejas como este ejemplo hipotético, por descontado que no. Pero espero haber mostrado que con imaginación, buenas fuentes y tiempo podemos llegar a hacer cosas realmente potentes. Ya sé que el tiempo es lo que siempre nos falta, pero la posibilidad está ahí.

En segundo lugar, la clave del asunto es poder mostrar qué relación hay entre los distintos grupos de documentos. Si nos limitamos a tirarlos sobre una mesa, estaremos perdiendo una buena oportunidad para explicar una historia a los usuarios, para despertarles la curiosidad hacia otras áreas del fondo. Así pues, el sensemaking es fundamental a la hora de aplicar la content curation en el espacio físico, tanto como lo era en el espacio virtual. Cómo llevar a cabo ese sensemaking es otra historia… u otro post…

 

Anuncios

Un comentario en “Content curation en el espacio físico de la biblioteca: un ejemplo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s