Cómo ser un buen crítico cultural… ¿y un buen content curator?

Gracias a las herramientas 2.0, y en especial a las plataformas de blogs (como ésta), todos podemos dedicarnos a una actividad que hasta hace no demasiado se consideraba exclusiva de los especialistas: la crítica cultural.

Los blogueros hacemos reseñas sobre libros, obras de arte, piezas teatrales, restaurantes, conciertos, discos, festivales varios, películas, serires de televisión y un larguísimo etcétera. Con esa apuballante cantidad de información, no es de extrañar que el papel del crítico profesional se haya puesto en duda, a veces de manera recurrente, y de maneras más o menos acertadas.

En 2012, el escritor Daniel Mendelsohn rompía una lanza a favor de la figura del crítico profesional en un interesantísimo artículo en The New Yorker.

La argumentación de Mendelsohn toca un buen número de cuestiones relacionadas con la crítica cultural, por lo que aquí os ofreceré sólo algunas de ellas. Como siempre, os invito encarecidamente a que acudáis a la fuente original para disfrutar del artículo completo. Pero, además de ser una fuente para la reflexión en cuanto a crítica cultural, creo que las ideas de Mendelsohn también pueden aplicarse a la content curation. Para daros qué pensar, marcaré los pasajes que creo que iluminan alguna idea relacionada con la content curation.

Veamos entonces algunos de los puntos del artículo.

1. Sobre la buena crítica

Toda crítica estaría basada en una ecuación sencilla:

CONOCIMIENTO + GUSTO = JUICIO SIGNIFICATIVO

Las personas que tienen fuertes reacciones ante una obra, pero que no poseen la erudición necesaria para ofrecer una opinión sustentada no serían críticos, según Mendelsohn. Pero, además de erudición, también es necesario el gusto, porque es necesario que su mensaje adquiera a los ojos de los demás la autoridad que se requiere. Al

Según Mendelsohn, la palabra clave es “significativo”. Y es que, aunque la mayoría de nosotros podemos tener  pocos poseen la erudición necesaria para proporcionar una opinión sustentada. Al final:

[…] el crítico es alguien quien, cuando su conocimiento, dirigido por su gusto en presencia de algún ejemplo nuevo del género en el que está intesado – una nueva serie de TV, una película, una ópera o un ballet o un libro – está ansioso por dar sentido a ese nuevo fenómeno, por analizarlo, por interpretarlo, por hacerlo significar algo.

 

2. Sobre la crítica negativa

Los críticos suelen ser atacados por la manera inmisericorde en que parecen cebarse con algunas obras. Mendelsohn cree que lo primero que debería hacer un crítico es analizar sus propias reacciones, para determinar si son legítimas y adecuadas, y no un simple producto de la antipatía personal. Y es que la crítica negativa juega un papel muy importante para el autor:

La crítca negativa, al fin y al cabo, es tambíen una forma de entusiasmo; entusiasmo y pasión por el género […] al  que el crítico siente que la obra en cuestión no ha hecho justicia.

 

3. Sobre la crítica, el amor al género y la relación con el público

¿Debería el crítico escribir sobre aquello que el público desea leer, o debería prevalecer su propio criterio a la hora de elegir las obras a reseñar? Un punto delicado, pero que Mendelsohn parace tener claro: la crítica es, en el fondo, un acto de amor a la materia en que se está ejercitando esa crítica, por lo que:

[…] el crítico literario serio (o crítico de danza, o crítico musical) ama a su materia por encima de cualquier otra cosa, reseñará, negativa o positivamente, aquellas obras de literatura o de danza o de música […]  que crea que son dignas de examen, análisis e interpretación. Presentar obras interesantes ante audiencias inteligentes hace honor a la materia. Si sólo escribes sobre aquello en lo que crees que la gente está interesada, fallas a tu materia – y también fallas a tu lector, al que puede que le hubiese alegrado hallar algo que no hubiese escogido por sí mismo.

 

4. Sobre el crítico y el derecho a reseñar

Otro de los ataques más usuales a los críticos: ¿con qué derecho atacan las obras de los demás, si ellos mismos no saben lo que es la creación? Mendelsohn cree que esta idea es equivocada:

[…] es como decirle a un doctor que no puede diagnosticar una enfermedad porque nunca la ha tenido, o a un juez que no puede sentenciar porque nunca ha asesinado a nadie. El hecho es que la crítica es un género en sí misma, una empresa legítima y (sí) creativa para la cual, de hecho, muy poca gente está capacitada – porque muy poca gente tiene la rara combinación de cualidades que hace que un crítico sea bueno, de la misma manera que muy poca gente tiene la combinación de cualidades que hace un novelista o un poeta sean buenos.

 

Y tú, ¿qué opinas?: ¿son esos reflexiones que destaco aplicables a la content curation?

Imagen via Jake Orr

 

Anuncios

2 comentarios en “Cómo ser un buen crítico cultural… ¿y un buen content curator?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s